¿Cómo empezó?

Airi Kivi, (fundadora)

Después de la Jornada de Limpieza del 2008 Teeme Ära, el agotado equipo de organización felizmente se reunieron cerca del Lago Võrtsjärv en los días de verano. Se elaboraron conclusiones y parecía que nada grande se planificaría en un futuro próximo. Pero debido a la compañía maravillosa e ideas entusiastas empezó a evolucionar y no se detuvo con ello.

Tuvimos una sesión de lluvia de ideas con el objetivo de encontrar nuevos retos emocionantes. En otras circunstancias no podría haber atrevido expresar la idea de que todas las personas puedan ser felices. Para mí, esta declaración tiene una larga historia, ya que soy psicóloga y durante años he estado entrenando a los equipos de numerosas empresas. En el transcurso de analizar situaciones de comunicación y gestión, la cuestión de la felicidad ha llegado frecuentemente. El tema de la felicidad personal y profesional es verdaderamente esencial para mí. Obtener la felicidad quizá no sea tan fácil. Sin embargo, es triste ver a la gente hacer concesiones a costa de la satisfacción personal. Expresar la voluntad y los de puntos de vista personales demanda valor y tal vez no siempre pueda complacer a los demás. Sin embargo, éste punto tan esencial no se debe dejar a un lado.

Volvemos a los días de verano... Las ideas se habían expresado y la gente comenzó formar grupos dependiendo de la idea que les parecía atractiva. Tomé una hoja grande de rotafolio y esperé a los interesados en el tema de la felicidad. Dentro de poco, un pequeño grupo se había formado y juntos comenzamos a escribir palabras clave asociadas a la felicidad.

Se formaron dos grupos en total. La idea del otro grupo evolucionó más tarde en el próximo proyecto Teeme Ära. Nosotros nos centramos en la creación del Banco de la Felicidad.

El documento de fundación del banco fue firmado por una gran parte del equipo de Teeme Ära y el período de intenso trabajo podría comenzar. Es maravilloso que la idea del Banco de la felicidad ha sido muy inspirador para un gran número de personas que, pues hemos recibido cartas y propuestas de cooperación por parte de Estonia, así como del extranjero. "¡Hacer a toda la gente sentirse feliz!" es la visión y el objetivo principal del Banco de la Felicidad que se encuentra escrito en el documento de fundación del Banco. Nos inspiramos en el claro entendimiento de que existe una brecha en la sociedad entre el cuidado humano y el bienestar económico. Estábamos entonces y estamos hoy convencido de que la fórmula de la felicidad está en darse cuenta de los demás. Creemos que la gente quiere ayudar a los demás, pero a menudo no saben cómo. Por otro lado, sabemos que hay personas que necesitan ayuda en la solución de sus problemas cotidianos, pero no saben a quién dirigirse. Esto llevó a la idea de juntar estos dos puntos y crear un sitio web para ello.

El nombre del Banco de la Felicidad dio la estructura a la idea. En nuestra opinión, todas las personas pueden ser los clientes del Banco. Todo el mundo puede pensar un poco y encontrar algo que él o ella puede hacer bien o le gusta hacer. Creemos que al dedicar un tiempo personal es posible experimentar emociones positivas. Puede ser un consejo sobre un tema de equipo, cortar el césped o la enseñanza del alemán. En el Banco de la Felicidad cada buena acción vale una Estrella de Gratitud o una sonrisa :)